DEl 11 AL 25 DE FEBRERO Caravaca y Cehegín

DEL 6 AL 20 DE ABRIL 

Lorca

DEL  30 AL 10 DE JUNIO 

Museo UM

En ocasiones nos afanamos en crear grandes proyectos que tengan una presencia importante en los medios de comunicación, que lleguen al ámbito internacional de la cultura en los foros más influyentes. Pero perdemos la esencia de lo cercano, de lo nuestro.

 

Hace ya más de nueve años que, desde la asignatura de Paisaje de la Facultad de Bellas Artes de la Universidad de Murcia manifestamos una inquietud por dar a conocer algo más de nuestro entorno, de aquello que nos envuelve. Es fácil e inmediato el desplazamiento virtual a múltiples espacios lejanos; y es habitual sentir un inmenso anhelo de viajar y conocerlos. Vemos en lo lejano lo que obviamos de lo cercano. En el ámbito meramente docente, y desde el primer momento que asumí la docencia en esta emocionante asignatura, pude percibir que el paisaje murciano no pertenecía a esos lugares del deseo, a esos lugares con carga emotiva y paisajes espectaculares que las sociedades asocian a determinados espacios.

 

El paisaje murciano a pesar de estar tan próximo y ser sorprendentemente variado no es un foco de atracción masivo, salvo en épocas determinadas y relacionadas con actividades de ocio estival. Sin embargo es mucho más. No solo en el ámbito de la conservación del patrimonio natural, también lo es en la relación tan directa que mantiene con las poblaciones que lo rodean ya que no existe un límite divisorio estable donde termina lo rural-urbano y donde comienza la propia naturaleza. Esa zona de mestizaje en si misma es la que se torna más interesante, más novedosa y sin duda de gran motivación para artistas.

Victoria Chezner

Coordinadora